Discover PlayDecide. Download games, prepare, play. GET STARTED

La donación de sangre

Choose your language

PlayDecide games may be available in multiple languages

Play the game

Download, prepare, discuss & collect results.

SIGN INRegister

Hoy por hoy la sangre no se puede fabricar de forma artificial, lo que la convierte en un bien escaso y necesario para que miles de personas se recuperen de sus enfermedades o salven sus vidas. Por eso la donación es tan relevante en cualquier sociedad.

Author / translator Manex Urruzola

Hoy por hoy la sangre no se puede fabricar de forma artificial, lo que la convierte en un bien escaso y necesario para que miles de personas se recuperen de sus enfermedades o salven sus vidas. Por eso la donación es tan relevante en cualquier sociedad.

A lo largo de la vida, prácticamente todas las personas vamos a recibir algún componente sanguíneo o derivado de la sangre. Todos los días del año muchos pacientes que son sometidos a intervenciones quirúrgicas, que han sufrido accidentes de tráfico o laborales, que padecen cáncer…, precisan una donación. Además, la sangre y sus componentes tienen caducidad una vez extraídos, por lo que las donaciones deben ser constantes. En Navarra hacen falta diariamente más de 100 donaciones para atender las necesidades de
nuestros centros hospitalarios.

La donación es un acto sencillo, rápido, controlado médicamente y prácticamente indoloro.

Created 9 November 2016
Last edited 3 September 2018
Topics Ethics, Health

Policy positions

Policy position 1

Donaciones obligatorias: Al igual que los ciudadanos deben cumplir con sus obligaciones de pagar impuestos y cumplir las leyes, también deberían estar obligados por ley a ser donantes. Al fin y al cabo, la sangre es un recurso necesario para toda la sociedad, y no es justo que sea aportado solamente por una parte de la población. ¿Qué sucedería si por algún motivo la proporción de donantes voluntarios se redujera drásticamente?

Policy position 2

Donaciones voluntarias y altruistas: La donación debería ser un acto altruista, voluntario y responsable, en el que el donante no gane nada excepto el sentirse bien por ser generoso y hacer un bien solidario a la sociedad. De esta forma se garantiza que el proceso de la donación tenga la mayor ética, seguridad y transparencia posible. Para ello, es importante promover y promocionar la donación de sangre entre la población.

Policy position 3

Donaciones remuneradas: Los organismos responsables deberían optar por ofrecer una remuneración económica a cambio de las donaciones. Esto podría incrementar el número de donaciones y premiaría la aportación de las personas donantes, particularmente en tiempos económicamente tan adversos como el que estamos viviendo.

Policy position 4

Bancos de sangre privados: Al igual que existen centros médicos y hospitales privados dentro del sistema sanitario, habría que permitir la creación de bancos de sangre privados. La integración de sistemas de donaciones privadas que oferten componentes sanguíneos a cambio de dinero ayudaría a cubrir mejor la demanda permanente de donaciones.

Story cards

Story card - no image

Tengo 56 años y soy cirujano. Recuerdo que hace unos años se utilizaban 60 bolsas de sangre en un trasplante de hígado, por ejemplo. Hoy en día, gracias a que estas cirugías se realizan con tecnología láser, se va cauterizando la herida mientras abrimos con el bisturí, y eso reduce en gran medida la cantidad de transfusiones necesarias. Ahora, son los pacientes oncológicos quienes hacen mayor uso de las transfusiones. No puedo más que agradecer y resaltar la importantísima labor que desempeña cada uno de los donantes que nos proveen de las bolsas de sangre, imprescindibles en nuestro día a día. Yo no sería capaz de entrar en quirófano sin la certeza de contar con el respaldo del de los donantes.

Guillermo Boneta
Story card - no image

Soy integrante de ADONA, la Asociación de Donantes de Sangre de Navarra. Somos una asociación sin ánimo de lucro que organiza y promueve la donación de sangre y médula en Navarra. Nuestra asociación está prácticamente compuesta por donantes de sangre, aunque contamos con más de noventa personas que aportan su trabajo voluntario de forma cotidiana para que el sistema de
donaciones en Navarra sea una realidad sólida y duradera. No siempre resulta fácil movilizar a la población para que se hagan donantes. Pero más que conseguir nuevos donantes, creemos que el principal obstáculo que debemos superar es el de fidelizar a los donantes que acuden por primera vez.

Marta Oteiza
Story card - no image

Tengo 55 años y llevo más de 25 años donando sangre, una o dos veces al año. Recibí hace un tiempo la medalla de plata, que se otorga cuando cumples la donación 25ª. La verdad es que este tipo de reconocimientos hacen mucha ilusión. Incluso el detalle del bocadillo y la bebida que se nos ofrecen una vez hemos terminado la donación está cargada de significado simbólico: refleja el reconocimiento del valor de la donación, y nos ofrecen un alimento para restituir fuerzas. Pero, sobre todo, saber que estoy aportando mi granito de arena para ayudar a los demás me produce una gran satisfacción. Es algo que hago porque lo veo necesario: todos deberíamos ser donantes.

Patxi Lakar
Story card - no image

Tengo 26 años y soy traductora. Soy consciente de que las donaciones de sangre son muy necesarias, eso lo
tengo muy claro, pero hasta ahora no me he decidido a dar el paso para donar sangre. La verdad es que tengo
algunas dudas. Y aunque no lo voy a admitir en público, el tema me provoca algo de miedo. Es verdad que las agujas me dan reparo, y me asusta el poder marearme, por lo que no me animo a ir a “sufrir” todo eso de forma
voluntaria. Pero, en el fondo-fondo, lo que mayor temor me provoca es la posibilidad de tener que enfrentarme
a alguna enfermedad que me puedan detectar en el análisis rutinario que se le realiza a la sangre.

Alaitz Etxauri
Story card - no image

Tengo 20 años y soy estudiante de Ingeniería Mecánica. Me da pereza donar sangre porque las agujas me dan
mucha dentera. Además, no creo que donar sangre sea mi responsabilidad. Es cierto que si todo el mundo hiciera
como yo, el sistema sanitario no podría abastecerse de sangre, y eso sería un gran problema. Pero creo que es el Gobierno quien debe garantizar las donaciones y concienciar a la población. Tengo la impresión de que
no se hacen muchas campañas para conseguir donantes, y las que se hacen no me llegan. Yo creo que habría que
imitar, por ejemplo, las campañas de tráfico: son muy impactantes, y se realizan continuamente. Es que si no
nos están recordando continuamente que hacen falta donantes, se nos va de la cabeza; estamos todos inmersos en nuestro mundo, en nuestra vida...

Xabier Urdiain
Story card - no image

Soy la directora de Synthetic Blood Pharma, una empresa farmacéutica que investiga la producción y comercialización de sangre artificial. Nuestro objetivo es diseñar una sangre artificial que constituya un sustituto de las extracciones de sangre convencionales. Suena genial, ¿verdad? La investigación en sangre artificial, con el tiempo va alcanzando sus objetivos,
pero hoy por hoy todavía es ciencia ficción. Aún queda un largo camino por recorrer. Los avances son innegables, al igual que las posibilidades, pero por ahora no podemos decir adiós a las transfusiones para salvar vidas. Sin duda alguna, la empresa que consiga algún día fabricar sangre artificialmente, se podría decir que vería cumplidos los dos objetivos más grandes que persigue: el ayudar a la sociedad, por supuesto, y garantizar su éxito económico, sin duda.

Begoña Larraioz
Story card - no image

Soy enfermera del Banco de Sangre y Tejidos de Navarra, donde extraemos la sangre a los donantes. En los centros de donaciones, a veces solemos tener mareos y desmayos, provocados, principalmente, por la aprensión que provocan las agujas y la sangre. Pero son contratiempos que solventamos muy fácilmente. Después, por supuesto, toda la sangre es analizada para asegurarnos de que la donación no perjudica ni al donante ni al receptor. No son muchas las donaciones que se rechazan por este motivo, pero nadie puede bajar la guardia. Los donantes que acuden lo hacen porque están seguros de que están en buenas condiciones de salud. Si no, no lo harían, ya que es un acto altruista, donde no reciben nada a cambio. El ser donante va unido a un cuidado de su salud.

Ana Sanz

INFO CARDSISSUE CARDS

La sangre debe esperar al enfermo, no el enfermo a la sangre

Tras los atentados del 11-M, los ciudadanos donaron masivamente. Pero esa sangre no se pudo transfundir hasta pasado un tiempo para analizarla. Los medios de comunicación mostraron ese día las largas colas de donantes en Madrid, pero no fueron los hemoderivados de esos donantes los que se pudieron transfundir en el momento, sino los de los donantes de los días anteriores. Debe haber un mínimo en reserva que pueda utilizarse en caso de emergencia.

Falsos prejuicios

Existen muchos prejuicios con el hecho de la donación, que frenan a los posibles donantes a acudir a donar: tener que ir en ayunas, el miedo a las agujas, pensar que no se puede ser donante por alguna razón que en realidad no es motivo de exclusión, etc.

Envejecimiento de los donantes

La edad media de los donantes está aumentando: se sitúa por encima de los 40, parecido a la evolución de la
edad de la población en general. Dado que la legislación impide a los mayores de 65 años seguir donando sangre, se corre el peligro de que vaya disminuyendo progresivamente el número de donantes.

Donantes que solo acuden una vez

El 50 % de la gente que acude a donar por primera vez es menor de 25 años. Sin embargo, muchos ya no vuelven. Los motivos para esto suelen ser múltiples, como la movilidad de los jóvenes. Hay mucha gente viaja a países endémicos de paludismo; gente que trabaja o estudia en el extranjero, los exámenes, etc.

La pereza desconecta

La donación de sangre es un acto loable con cuyos objetivos todo el mundo está de acuerdo, pero, sin embargo, no todo el mundo da el paso de hacerse donante. En diferentes entrevistas realizadas, esa falta el impulso muchas veces se caracteriza como pereza.

¿Puedo donar si me he hecho un tatuaje o me he puesto un ‘piercing’?

La realización de tatuajes o perforaciones de la piel y mucosas (pendientes, piercing, depilación eléctrica…) con material no estéril excluye durante 4 meses para donar sangre.

¿Donación tras una juerga?

No supone ningún impedimento para poder realizar una donación de sangre el hecho de haber consumido alcohol y/o drogas, siempre que estas últimas no se hayan consumido por vía intravenosa.

Donación de sangre y deportistas de alto nivel

El hacer deporte no impide donar, pero practicar deporte a nivel alto, maratones y demás, es impedimento porque la hemoglobina suele estar en niveles bajos. Cada vez se descarta a más gente joven por este motivo.

La captación de donantes, ¿un problema del sistema?

La transfusión es un servicio público, por lo que debe existir una red estable de donantes para garantizar existencias. Esto implica que gran parte de la población no vea como suya la responsabilidad de ser donante, sino que considera que el sistema debe hacer lo necesario para promover la conciencia de la donación. A nadie inquieta cómo hará el sistema para abastecerse de sangre regularmente, pero inquieta saber que la sangre escasea o falta.

La importancia de la fidelidad

Para mantener un sistema sanitario robusto, los expertos destacan la importancia de que cada persona done sangre una o dos veces al año. Sin embargo, un porcentaje muy alto de personas que acuden a donar sangre por primera vez, no vuelve.

Las donaciones caducan

Es importante gestionar bien los tiempos de las donaciones, ya que los componentes de la sangre donada tienen caducidad: el plasma puede conservarse durante 3 años a -30 °C; los glóbulos rojos se conservan
durante 42 días a 4 °C; pero las plaquetas solamente pueden conservarse 5 días a 22 °C y en constante agitación.

¿Donaciones remuneradas o privadas?

En un sistema de donaciones remuneradas o privadas, se perdería el carácter altruista de la donación: los intereses de los donantes alterarían su sinceridad ante el cuestionario de previo a la donación, con lo que la seguridad de las transfusiones se vería afectada.

Donación de médula, la gran desconocida

Al donante de médula ósea se le extrae una muestra para analizar su sistema HLA y accede a formar parte del Registro Internacional de Donantes de Médula Ósea. En el caso de resultar compatible con alguien que la necesita, se recurre a la obtención de células madre de la sangre, de su torrente sanguíneo, después de la administración de 4-5 inyecciones subcutáneas de unos agentes llamados “factores de crecimiento”.

La falta de información y la media naranja

En una campaña para captar donantes de médula ósea, ADONA recurrió al cliché de la media naranja, para simbolizar la dificultad de la compatibilidad que debe existir entre donante y enfermo, necesaria para la donación de médula. La probabilidad de ser compatible con el enfermo y por tanto requerido para donar médula es muy remota: una posibilidad entre 70.000.

Altruismo implica sinceridad

Si la donación tuviera una compensación económica o de
cualquier otro tipo de por medio, el buen funcionamiento del sistema se podría ver afectado. Por ejemplo, la remuneración podría hacer que la población que no cumpla algunos requisitos para ser donante no sea del todo sincera.

Es necesaria la sangre de todos los grupos sanguíneos

La sangre del grupo O y Rh- se considera como universal, ya que no porta ningún antígeno que pueda ser identificado por el sistema inmunitario de los receptores, y desencadenar una reacción inmunitaria contra ella. En cualquier caso, es preferible que cada receptor reciba la sangre que más se parece a la suya, por lo que son necesarias las donaciones de todos los grupos sanguíneos.

Una transfusión cada 15 minutos

En Navarra se necesitan 100 donaciones diarias para satisfacer la demanda de sangre que surge en los diferentes centros sanitarios de la comunidad. Es decir, cada 15 minutos, una persona necesita una transfusión de sangre en Navarra.

3 de cada 4 personas necesitarán sangre

A lo largo de la vida, casi todas las personas, concretamente, 3 de cada 4, van a necesitar alguna transfusión de sangre o componente derivado del plasma humano.

La sangre es imposible de fabricar

Solo el ser humano es capaz de fabricar sangre para sus semejantes. A pesar de los avances científicos y tecnológicos habidos en los últimos años, la sangre humana sigue sin poder producirse artificialmente. Este hecho convierte la sangre en un bien escaso y necesario para que miles de personas se recuperen de sus enfermedades o salven sus vidas. Por eso la donación es tan relevante en cualquier sociedad.

La donación es segura para donante y receptor

La legislación establece unos criterios de selección estrictos para proteger la salud del donante y del receptor. Se usan equipos desechables en las extracciones, por lo que no hay posibilidad de contagio para el donante. Posteriormente, la sangre extraída en cada donación es analizada para evitar que se produzcan efectos desfavorables en los donantes y receptores.

La donación de sangre no es dolorosa

Solo se siente algo en el momento del pinchazo. Las agujas están especialmente diseñadas para causar la menor molestia posible. Normalmente, la extracción no se prolonga más de 7-10 minutos.

El organismo renueva la sangre constantemente

Cada 120 días toda la sangre que tenemos en nuestro organismo se renueva, da igual que se haya donado o no. Una extracción de sangre no altera este proceso. Además, la legislación obliga a que transcurran al menos dos meses entre donaciones; no superando las 4 donaciones en 12 meses los hombres, ni las 3 donaciones en 12 meses las mujeres.

Los motivos de exclusión, en un cuestionario

Antes de cada donación, se realiza un cuestionario a cada donante para conocer si ha practicado alguna actividad considerada de riesgo de transmisión de enfermedades a través la sangre en un periodo de tiempo determinado: consumo de drogas que impliquen inyecciones, relaciones sexuales de riesgo. Así como consumo de medicamentos, realización de operaciones, extracciones dentales, tatuajes, viajes a países con presencia de ciertas enfermedades...

No hay que ir en ayunas

Al ser una extracción de sangre, hay quien piensa que debe ir en ayunas a donar sangre, como en las analíticas habituales. Y, precisamente, es lo contrario: no se debe ir en ayunas. Además, después de la donación, a los donantes se les ofrece un tentempié.

Los grupos de sangre y las reservas

Un 78 % de la población tiene factor Rh positivo. La mayoría se incluye en los grupos O (38,8 % de la población) y A (32,7 %). Por ello, los grupos de los que se pudieran disponer menos reservas en el banco de sangre son, principalmente, los A y O positivos. La asociación ADONA muestra en su web el estado de las reservas de sangre de los diferentes tipos actualizada, para que los donantes conozcan si hay necesidad de sangre de su grupo sanguíneo.

Quién dona a quién

Los donantes del grupo sanguíneo AB+ son receptores universales, pero solo pueden donar a personas de su mismo grupo. Por el contrario, el grupo O- es considerado como donante universal, pero solo puede recibir sangre de su mismo grupo. Además, las personas con Rh negativo pueden donar a positivos y negativos, mientras que el Rh positivo solo puede donar a los positivos.

Donar sangre no debilita

En todos los casos, los donantes reponen los componentes sanguíneos en breve plazo de tiempo (y con la ingestión de líquidos, principalmente el volumen donado). Lo que se extrae al donante no llega al 10 % del volumen total de una persona. El organismo compensa inmediatamente la pérdida de componentes sanguíneos si se lleva una vida normal.

Tipos de donaciones: Sangre y aféresis

La donación ordinaria dura entre 7 y 10 minutos, y consiste en una extracción completa de sangre con todos sus componentes, tal y como fluye por nuestras venas. La donación por aféresis, sin embargo, se realiza pasando la sangre extraída por una máquina que centrifuga y separa los componentes, selecciona los más necesarios y devuelve el resto al donante. Esta última es más eficaz, pero la donación dura entre 45 y 60 minutos.

ADONA

La Asociación de Donantes de Sangre de Navarra, es una asociación sin ánimo de lucro que organiza y promueve la donación de sangre y médula en Navarra. Para ello, a lo largo del año desarrolla diferentes actividades para promocionar la donación: campañas publicitarias, actos sociales, edición de material educativo, concursos, charlas, etc.

Banco de Sangre y Tejidos de Navarra

El Banco de Sangre y Tejidos de Navarra es el depositario de todas las donaciones de sangre recibidas tanto en las unidades móviles itinerantes como en los centros fijos: el Centro de Transfusión Sanguínea de Navarra en Pamplona y el Punto de Extracción de Tudela. Asimismo, es el responsable de la correcta extracción, manipulación, estudio, almacenaje, conservación y distribución de la sangre y sus componentes.

Caducidad de la sangre

La sangre no puede ser utilizada inmediatamente después de la extracción: debe pasar por un análisis, y posteriormente se somete a una serie de procesos para separar los diferentes componentes. Una vez los componentes están analizados, separados y listos para ser utilizados: el plasma puede conservarse durante 3 años a temperatura de -30 °C; los glóbulos rojos, durante 42 días a 4 °C; y, las plaquetas, solamente 5 días a 22 °C y en agitación.

Donación gratuita y altruista

La donación es un acto altruista, voluntario y responsable, en el que el donante no gana nada excepto el sentirse bien por hacer un bien a la sociedad. Es un gesto solidario y responsable. Este hecho es el que garantiza el buen funcionamiento del sistema, y evita, además, la degeneración que podría sufrir de convertirse en un acto remunerado.

La primera donación, en 1925

En Navarra, la primera transfusión de la que se tiene constancia se efectuó en 1925 en la Clínica San Miguel, y fue realizada por el doctor Juaristi a un herido por asta de toro, que se estaba desangrando.

¿Mayor de 18 y más de 50 Kg?

Las condiciones básicas que debe cumplir un donante de sangre son ser mayor de 18 años, pesar más de 50 kilos y gozar de buena salud, normal. Por lo demás, además de no pertenecer a ninguno de los grupos que provocan motivos de exclusión, el único requisito es tener la voluntad de realizar un acto desinteresado.

¿Para qué se necesita sangre?

Cáncer y enfermedades de la sangre: 34 %

Determinados tipos de anemia: 19 %

Pacientes operados (incluye corazón y quemaduras): 18 %

Enfermedades del corazón, estómago y riñón: 13 %

Pacientes de ortopedia: 10 %

Obstetricia y niños: 4 %

Accidente tráfico: 2 %

Register to download vote results of this PlayDecide game.Register